jueves, 4 de julio de 2013

Historia de Un Amor Imposible

No hay minuto, no existe segundo, ni momentos  tan profundos en los que no piense en ti, agonía interior por este gran deseo de tomarte entre mis brazos, de tocar tus labios, de mirarte a los ojos y contemplarte.

Sé que estás ahí pero es como si no estuvieras, es como si vivieras en otra galaxia y nuestro encuentro nunca sucederá, no encuentro la manera de tenerte, quizás porque quizás nunca exista alguna forma de que seas para mí.

Quizás solo me quedará el hecho de contemplarte, pero no es suficiente para calmar esta sed de ti, esta sed de disfrutar de ti, esta sed de vivir en esta vida la grandiosa experiencia de sentirte, de tocarte, de acariciarte, de besarte.

Bendito el destino por haberme permitido conocerte y a la vez maldito, por no permitirme tenerte, que entre los espacios de tiempos infinitos en la inmensidad de universos paralelos, no haya sido este en el que hayamos sido parte de una integración asombrosa de sentimientos y placeres.

Que sea el sufrimiento el compañero de mis largos momentos de soledad, que me sirva este sufrir para recordar que estoy vivo. 

En empezado a formar parte de la historia de un amor imposible.


Cristian Combes
www.cristiancombes.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario